Menu

Reconocimiento a Integrantes de la Comisión de Verdad y Justicia se realizó en la Manzana de la Rivera

Un acto de Reconocimiento a los Comisionados de la Comisión de Verdad y Justicia, que trabajó entre los años 2004 y 2008 y en recordación a los 11 años de la Presentación del Informe Final de la mencionada comisión, creada por Ley de la Nación y presentada a los tres Poderes del Estado el 28 de agosto de 2008, se realizó en la mañana del viernes 30 de agosto, en el Centro Cultural de la Ciudad Carlos Colombino – Manzana de la Rivera, con la presencia del intendente capitalino, Mario Ferreiro.

En la ocasión también tuvo lugar la apertura de la II Exposición “Diálogos en la Montaña”, de la artista plástica Marta Rocío Benítez Núñez, en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada.

Participaron del acto el presidente de la Comisión de Verdad y Justicia 2004 – 2008, Monseñor Mario Melanio Medina; la coordinadora de Derechos Humanos de la Comuna, Yudith Rolón Jacquet, integrante de la mencionada comisión e hija de Martino Rolón Centurión, desaparecido el 4 de abril de 1976; el director general de Gabinete, Marcelo Mancuello, hijo de Carlos Mancuello, desaparecido el 21 de setiembre de 1976; la directora del Policlínico Municipal, Karina Rodríguez; el director de Asuntos Jurídicos, Juan Carlos Ramírez Montalbetti; familiares de Víctimas de Desaparición Forzada; sobrevivientes de la Dictadura; referentes de Organizaciones Sociales de Derechos Humanos y otras altas autoridades municipales.

En la oportunidad se entregaron galardones a los integrantes de la Comisión de Verdad y Justicia, que se detallan a continuación:

En representación de las Víctimas de la Dictadura estuvieron Mario Melanio Medina Salinas – Presidente de la Comisión de Verdad y Justicia (CVJ); en representación del Poder Legislativo Juan Manuel Benítez Florentín, Vicepresidente (recibió su esposa Marta Núñez viuda de Benítez); en representación del Poder Ejecutivo, el    Embajador Mario Sandoval.

En representación de las Víctimas de la Dictadura: Yudith Rolón Jacquet, Miguel Ángel Aquino (recibió su hermano Pablo Aquino), Carlos Luis Casabianca (recibió la Sra. Cristina Machaín viuda de Casabianca y el hermano de Luis Casabianca).

En representación de la Sociedad Civil: Carlos Portillo Esquivel, Heriberto Alegre Ortiz, Víctor Jacinto Flecha, Ausberto Rodríguez Ortiz. Así tambien el Director General de Investigación de la Comisión Verdad y Justicia, José Carlos Rodríguez Alcalá; y el Asesor Espiritual de la Comisión Verdad y Justicia, Pastor Armin Ihle (recibió el abogado Juan Manuel Benítez Núñez, en representación de la familia).

Coordinadora de Derechos Humanos de la Municipalidad dio detalles sobre la Comisión de Verdad y Justicia

Yudith Rolón comenzó recordando los 11 años de la Presentación del Informe Final de la Comisión de Verdad y Justicia, en el Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada y destacó la habilitación de una obra muy importante, de Marta Rocío Benítez Núñez, en base a las experiencias de los testimonios de vidas de las Víctimas de la Dictadura.

“Rememoramos hoy los 11 años de la Presentación del Informe Final de la Comisión de Verdad y Justicia, que se realizó el 28 de agosto de 2008 y se presentó a los 3 poderes del Estado.  El día 29 de agosto de 2008 se realizó la presentación a la sociedad civil en el Congreso Nacional.  Y hoy no es fácil recordar un trabajo que hemos realizado, porque observamos muchas ausencias muy significativas, que no son tan fáciles de asumir”, enfatizó.

Aprovechó para agradecer al intendente Ferreiro por su sensibilidad y compromiso hacia los derechos humanos.

“Bajo su gobierno municipal se creó la Coordinación de Derechos Humanos y se implementaron las políticas públicas y, en especial, de memoria, verdad y justicia, para fomentar la Cultura de Paz y el Nunca Más de los Crímenes de Lesa Humanidad”, sostuvo

Puntualizó que la Ley 2.225, aprobada en octubre de 2003, por un solo voto de diferencia en Cámara de Diputados, les encomendó la difícil misión de investigar los hechos que pudieran constituir violaciones a los Derechos Humanos en el Paraguay, cometidos por agentes estatales y para estatales, entre mayo de 1954 hasta octubre de 2003, en que fue aprobada la ley.

“También recomendar la Adopción de Medidas para evitar que las violaciones a los Derechos  Humanos se repitan.    Consolidar el Estado Democrático y Social de Derecho con plena vigencia de los Derechos Humanos.  Fomentar una Cultura de Paz, Solidaridad y Concordia entre los paraguayos.  Las funciones de la Comisión, que fueron establecidas en el Art. 2 de la ley 2.225, nos pedía esclarecer la verdad, estudiar las condiciones y comportamientos que contribuyeron a la ocurrencia de las violaciones a los Derechos Humanos.  Contribuir a esclarecer la verdad de manera oficial, delimitando la responsabilidad  del Estado en las violaciones a los Derechos Humanos y establecer la relación entre políticas nacionales e internacionales, en materia de violaciones a los Derechos Humanos”, detalló.

El Informe Final presentado consta de 8 tomos, 3.200 páginas aproximadamente, con las conclusiones de las responsabilidades y 177 recomendaciones basadas en las medidas de reparación; restitución, indemnización, satisfacción, rehabilitación y materias de No Repetición.

Mencionó que después de 11 años se han logrado pocos avances en cuanto a la recuperación de la memoria: logramos la identificación solo de 4 restos hallados y exhumados, y sufrimos el cercenamiento de las instituciones garantes en materia de Derechos Humanos.

“La impunidad sigue vigente como hace más de 40 años, sin juicios ejemplificadores para el Nunca Más, seguimos pidiendo conocer la verdad sobre el paradero de los Desaparecidos, y exigiendo el cumplimiento de las recomendaciones emanadas por la Comisión de Verdad y Justicia”, aseveró.

Destacó que en el proceso escucharon más de 2.000 testimonios de las víctimas, públicas y privadas, sin olvidar a los hombres y mujeres, niños entonces, adultos hoy, ancianos, a los hermanos indígenas, campesinas, obreras, estudiantiles y a tantos exiliados políticos, junto a quienes pudieron llegar en los países vecinos.

“Seguimos recordando a cerca de 500 personas detenidas, desaparecidas y ejecutadas por razones políticas aquí en el Paraguay y en otros países dentro del marco de la Operación Cóndor y a los extranjeros desaparecidos en el Paraguay.  Detectamos 18 tipos de torturas, 19 mil personas víctimas de detenciones ilegales y en más de una ocasión, 20 mil víctimas directas y cerca de 128 mil personas que fueron víctimas indirectamente.  Todas estas cifras con grandes sub registros”, aseveró.

Afirmó que para llegar a la paz y concordia entre los paraguayos, como rezaba en la Ley 2.225/03, faltan aun todas las reformas necesarias del Estado Paraguayo, para librarse de las herencias de la Dictadura, así como para un funcionamiento efectivo de la justicia.

“El informe final de la CVJ está dedicado a todas las víctimas de las violaciones a los derechos humanos.  Tanto a las que están vivas como a las que murieron o están desaparecidas; a las víctimas que sufrieron en carne propia las violaciones como a sus familiares y allegados, a los que tienen un nombre y apellido, a las anónimas, a todas ellas sin ningún tipo de distinción”, concluyó.

Intendente Ferreiro destacó la labor de la Comisión de Verdad y Justicia

El jefe comunal agradeció principalmente a las personas que hicieron posible, hace 11 años, la presentación de este informe final, un hecho histórico que quizás no haya sido valorado en su justa dimensión, todavía, pero que con toda seguridad quedará para las próximas generaciones, como un testimonio.

“Es de gran valor para nosotros ser también anfitriones, a partir de nuestra Coordinación de Derechos Humanos de la Intendencia Municipal, a través de la cual se busca revalorar la memoria, dolorosa pero necesaria”, afirmó.

Manifestó que desde el Gobierno Municipal de Asunción están convencidos de la crucial importancia de los procesos de verdad y justicia.

“La paz no es posible sin justicia, y la justicia no puede basarse en el olvido.  La memoria es, sin dudas, uno de los fundamentos de nuestra construcción democrática, más todavía en estas épocas de tantos vientos autoritarios en la región.  Es un gran honor para nosotros constituirnos como anfitriones de este homenaje y, de esta manera, refrendar una vez más nuestro compromiso con la causa de la Comisión Verdad y Justicia y de todas las personas que creen en la construcción de una convivencia con equidad y justicia”, significó.

Refirió que en la actualidad, nuestro mundo vive un periodo muy tenso y difícil de la historia.

“La generación que forjó un marco jurídico e institucional para preservar la paz, – a nivel global, los  sobrevivientes de la II Guerra Mundial; y los sobrevivientes de las dictaduras, en nuestra región – van desapareciendo.  Ahora vemos políticas y actitudes que nos retrotraen a una etapa anterior; políticas de estado signadas por la violencia, el autoritarismo y la demagogia.  Y lo más peligroso, pueblos que creen y defienden estas políticas.  Nuestra alerta y nuestro trabajo deben ser reforzados y realentados, ante ese horizonte de indiferencia y de posible brutalidad”, advirtió.

En ese marco, recalcó su valoración hacia la gente que, en medio de presiones e inmensas dificultades, se abrió camino para sentar un precedente inigualable de memoria, verdad y justicia y que contribuye a encender luces de esperanzas en los corazones de familiares y amigos de las miles de víctimas asesinadas y desaparecidas en las dictaduras de nuestra región, y que en nuestro país se extendió por más de 35 años.

“Por eso agradezco a los comisionados  la tarea realizada, nuestro reconocimiento y gratitud a todas las personas víctimas de la Dictadura y de las Desapariciones forzadas, a sus familiares y amigos, nuestro respeto y admiración de siempre.  Y dejo el compromiso de continuar, porque si bien hemos comenzado un camino en la Municipalidad de Asunción, es mucho más largo todavía el camino por recorrer”, finalizó.