Menu

Municipalidad suspende actividad de local comercial por tener licencia y patente municipales vencidas

La Dirección de la Policía Municipal de Vigilancia intervino dos locales comerciales de la firma Biggie Sociedad Anónima, en la mañana de este jueves 11 de febrero, para efectivizar la resolución del Departamento de Fiscalización Tributaria, dependiente de la Dirección General de Administración y Finanzas de la Comuna Capitalina, que notificó a los dos locales, el pasado lunes 8 de febrero, por no estar al día con sus obligaciones con el Municipio.

Uno de los locales de Biggie intervenido está ubicado sobre R. I. 18 Pitiantuta y Taboada, que operaba con licencia comercial vencida aún cuando fue notificado el lunes pasado.

Por esta razón, la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Comuna pidió la cooperación de la Dirección de la Policía Municipal de Vigilancia, que intervino el local suspendiendo las actividades al interior de la casa comercial.

En el otro local, ubicado sobre la Avenida Estados Unidos casi Azara, el responsable exhibió el documento en donde consta que el señor Joaquín Alejandro González Caballero cumplió con todos los requisitos exigidos por la Dirección de Planeamiento Urbano Municipal y se le otorgó la licencia comercial provisoria por el tiempo de un año.

Sobre el tema el director de la Policía Municipal de Vigilancia, Ariel Andino, aclaró que el local de Biggie ubicado sobre la calle R.I.18 Pitiantuta y Taboada fue clausurado, por contar con la licencia comercial vencida.

“En tanto en el local de Estados Unidos y Azara el responsable, al momento de ser notificado por el Departamento de Fiscalización Tributaria, hizo las gestiones del caso y ya obtuvo su licencia comercial”, detalló.

Aclaró que la firma que está en falta tiene que acudir a las oficinas municipales para pagar las multas y las tasas correspondientes, actualizar su patente y licencia atrasadas y pedir nuevamente la reapertura del local.

Puntualizó que la orden de cierre del local es taxativa cuando afirma “recomendar el cierre del local hasta tanto los propietarios se pongan al día con sus obligaciones con el Municipio”.

Mencionó igualmente que los trámites en la Municipalidad para regularizar las documentaciones son bastante rápidos y que en poco tiempo se culmina con los procedimientos necesarios para ponerse al día y pedir la reapertura de los locales comerciales.

Advirtió que estos controles en negocios continuarán en la capital pues se tiene que ordenar la actividad comercial y existen demasiadas firmas que trabajan en forma irregular.

“Algunos tienen la patente comercial pero no la licencia correspondiente que le habilite el local”, concluyó.