Menu

Plaza frente al Congreso Nacional lleva el nombre del gran estadista paraguayo Eligio Ayala

La inauguración de la Plaza “Eligio Ayala”, ubicada sobre la avenida De la República, frente mismo al Congreso Nacional, se realizó en la mañana de este martes 30 de junio, en un acto presidido por el intendente capitalino, Óscar Rodríguez y por el presidente del Congreso Nacional, senador Blas Llano.

En la oportunidad se develó una estatua con una placa conmemorativa, en homenaje a quien fuera presidente del Paraguay, durante dos períodos, y pieza clave de la victoriosa defensa del Chaco.

Participaron también del acto el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alberto Martínez Simón; senadores, diputados; la directora del Centro Cultural “El Cabildo”, Margarita Morselli y otras altas autoridades nacionales y municipales.

En el comienzo de la ceremonia, la Orquesta Sinfónica del Congreso Nacional y el tenor José Mongelós, interpretaron el Himno Nacional Paraguayo.

Posteriormente, se entregó la Medalla Conmemorativa por el 140° Aniversario de Eligio Ayala, al jefe comunal capitalino, Óscar Rodríguez.

Cabe recordar que el gran estadista paraguayo nació el 4 de diciembre de 1880, en la localidad de Mbuyapey, población del departamento de Paraguarí.

Intendente Rodríguez aseguró que nunca serán suficientes los reconocimientos para este gran estadista

El jefe comunal capitalino manifestó su complacencia por participar de una ceremonia donde se suma un espacio público más para la ciudadanía y se rinde homenaje a un gran estadista.

“Me siento honrado en participar de esta ceremonia, la inauguración de un nuevo espacio público, para provecho de todos los asuncenos y de quienes visitan nuestra capital.  Hoy, ganamos un espacio que nos da calidad de vida, dignidad en las condiciones de trabajo y nuevas alternativas de entretenimiento para toda la gente de esta querida ciudad”, enfatizó.

Agregó que nunca serán suficientes los reconocimientos a una persona que hizo tanto por el país, como lo hizo “Don Eligio Ayala” y confesó que se siente identificado con él por algunas situaciones.

Mencionó que ni bien asumió como presidente de la república, lo primero que hizo fue trabajar por la pacificación.

En ese sentido, rememoró su mensaje al Congreso en el año 1925, cuando dijo; “…sin alardes, hemos restablecido la calma y el orden, hemos abierto sendas legales para que los desterrados puedan reincorporar sus energías a la actividad productora del país, hemos procurado serenar las pasiones airadas y rencorosas, y disminuir el fanatismo y la intolerancia en política, hemos desusado el lenguaje de la exaltación y la injuria permanente…”.

Agregó que el segundo paso del presidente Eligio Ayala fue el ordenamiento administrativo del sector público.

Es así que recordó, nuevamente, parte de sus pensamientos.

“…la carencia de coordinación de las reparticiones públicas se debe a la falta de formación y a la falta de conciencia colectiva” y además decía: “… que las dos funciones más importantes del Poder Ejecutivo son las de coordinar y fiscalizar la administración en general…”.

Mencionó además que desde que asumió como intendente, a través de todos los medios, pone a conocimiento de la ciudadanía los avances de sus proyectos, compartiendo dudas, certezas y asumiendo también los errores.

“Créanme, soy muy consciente de que aún nos falta mucho, y sueño con una ciudad en orden.  Por eso, estoy convencido de que la inauguración de la “Plaza Eligio Ayala” significa un avance para todos”, aseveró.

Manifestó que esta inauguración no es el cierre de una etapa sino un hito, un hecho en la lista de proyectos que hacen parte del plan urbanístico para el mejoramiento de la ciudad y aprovechó para exhortar a la ciudadanía a colaborar con el mejoramiento de la ciudad capital

“Porque Asunción va mucho más allá de todos los que me antecedieron, Asunción es de todos nosotros, y cada uno tiene un rol que cumplir, una responsabilidad que asumir y un derecho que ejercer.  No hay gesto pequeño cuando medimos nuestra urbanidad.  Estén seguros que cada vez que hacen algo por la ciudad, por la convivencia y por el bienestar de todos, contribuyen de manera importante”, resaltó el jefe comunal capitalino al concluir su discurso alusivo.

Presidente del Congreso dijo que Eligio Ayala no solo es recordado como estadista sino como un gran humanista

A su turno el senador Blas Llano agradeció al intendente asunceno Óscar Rodríguez por la celeridad con que atendió la solicitud de que la plaza se denomine “Presidente Eligio Ayala”.

“Te agradezco, intendente, porque creo que en menos de 24 horas, cuando te solicitamos la posibilidad que esta plaza, que por supuesto pertenece a la ciudad de Asunción, pueda pasar a denominarse Presidente Eligio Ayala y quede a cargo del Congreso la posibilidad de mantener un espacio de encuentro de las familias paraguayas, con seguridad, con el respeto al medioambiente y con todo lo que los paraguayos y paraguayas, y en especial vos, como intendente de la ciudad de Asunción, estás procurando para que así sea.  Y nos diste una respuesta muy rápida, con lo cual nos sentimos congratulados y respetados por la Intendencia Municipal de Asunción”, manifestó.

Agregó que el objetivo esencial es honrar a uno de los hombres más dignos del Partido Liberal y de todo el Paraguay.

“Cuando hablo de dignidad me refiero a la virtud de aquella persona que no rehúsa formarse en todos los aspectos de la vida, ser cada día un poco mejor, sin jamás abandonar sus ideales o renegar de sus valores y raíces y menos aún, por intereses sectarios.  En ese sentido, Eligio Ayala es y será un ejemplo para generaciones de paraguayas y paraguayos, que se forman y trabajan con la esperanza de que construyamos juntos ese país que soñamos”, significó.

Destacó que, si bien Eligio Ayala tuvo desde un principio sus ideas políticas muy claras, al día de hoy sobresale no solo como estadista, pues más que nunca es recordado por su carácter de humanista.

“Un hombre que no fue ajeno a las problemáticas sociales, teniendo siempre a la honestidad como emblema y al pensamiento elevado como guía”, indicó.

Mencionó asimismo que resulta indiscutible la trascendencia del pensamiento del Dr. Eligio Ayala, así como su vigencia a través del tiempo,  como pieza clave de la victoriosa defensa del Chaco.

“Y la casualidad hace que este busto, esta estatua, precisamente, en el horizonte mira al Chaco Paraguayo.  Pieza clave de la victoria de la defensa del Chaco, desde la paz y en su rol de presidente, supo preparar a la patria para la inminente guerra.  Su corta vida ha dejado, no obstante, un vasto e importante legado, que no abunda en bienes materiales para provecho personal.  Por el contrario, se acrecienta en obras proyectadas para el bien común”, concluyó.

Más datos sobre Eligio Ayala

(Mbuyapey, 1880 – Asunción, 1930) Político paraguayo. Presidente de la República en dos períodos (de abril de 1923 a junio de 1924 y de agosto de 1924 a agosto 1928), es una de las figuras principales del llamado período liberal. Estudió derecho, enseñó en el Colegio Nacional, y perteneció al Partido Liberal desde su juventud.

Participó en la revolución de 1904, y en 1911 intentó detener un golpe militar. Fue exiliado a Europa, donde estudió y viajó hasta 1919. A su regreso se entregó de lleno al periodismo y a la política. De esta época se lo recuerda como un escritor y editorialista brillante; escribía y hablaba en cuatro idiomas, aparte del guaraní y del castellano. También fue elegido miembro de la Cámara de Diputados y en 1920 designado ministro de Finanzas bajo los gobiernos de Manuel Gondra y su primo Eusebio Ayala.

Asumió la presidencia de la República tras la renuncia de este último, y fue ratificado en las urnas en las elecciones del mismo año. Para muchos, fue el mejor presidente del período liberal. Adoptó una política de reconciliación nacional y declaró una amnistía política. Fue el primer presidente en completar su período de gobierno y pasar el bastón de mando a otro presidente electo, José Patricio Guggiari. Con este último fue ministro de Finanzas hasta su fallecimiento el 24 de octubre de 1930. Al morir se supo que entre sus pertenencias sólo existían una humilde casa, su biblioteca y una modesta cuenta bancaria.

Su período presidencial se caracterizó por la paz política, la libertad de prensa y la ausencia de intentos de golpe de Estado. El programa de modernización de su gobierno reflejaba su preocupación por los temas sociales, especialmente las finanzas públicas y la educación. Eligio Ayala sobresalió como administrador eficiente y honesto, lo que redundó en el renacimiento cultural del país de finales de la década de 1920, que se manifestó en un renovado interés por la literatura guaraní y la música. La relativa libertad para el debate y la asociación en sindicatos dio nacimiento a un nuevo movimiento político.

Su pensamiento liberal se tradujo en Migraciones (1941) y Evolución de la economía agraria en el Paraguay (1986), ambos publicados póstumamente. Entre sus escritos se destacan también El águila de la Guardia Cárcel, Los sauces de Babilonia y Ara y canta. Permanecen inéditas sus Notas de viaje, más cercanas a la literatura que al memorialismo.

Fuente: Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). Biografía de Eligio Ayala. En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España).