Menu

Ferreiro mediará por solución para pobladores del Refugio ex Copaco

El intendente de Asunción, Mario Ferreiro este viernes 15 de noviembre  mantuvo una productiva   reunión de trabajo con pobladores  del Refugio ex Copaco en oficinas  de Franja Costera ubicado en la avenida Costanera  de la capital, donde estos expusieron sobre la requisitoria planteada por el Gobierno, recientemente, a través del ministro de la  Secretaría de Emergencia Nacional,  Joaquín Roa, al solicitar la salida de unas 120 familias asentadas en el predio ex Copaco,  frente al Jardín Botánico y Zoológico de Asunción.

Los vecinos  pertenecen a la Mesa de trabajo Copaco Ñande Roga que reúne a unas 14 comisiones que reúne a unas 300 familias  en dicho predio, número que se elevó a  unas 1300 personas  cuando hay crecida del río Paraguay. Estos  se vieron obligados a abandonar sus moradas,  meses atrás. Ante la grave situación, el intendente capitalino  conversará este lunes 18 de noviembre con el citado ministro, justamente en su papel de mediador, ya que se pide que estos abandonen el predio antes del 20 de noviembre próximo, porque en una semana sería imposible acomodar y preparar un lugar adecuado para estas familias.

Ferreiro estuvo acompañado del director general del Área Social, doctor Iván Allende, el Asesor de Asuntos Sociales,  Víctor Hugo Julio, director general de Gestión y Reducción  de Riesgos  de Desastres ( DGRRD),  el doctor Juan Carlos Ramírez Montalbetti, director del Área Jurídica, licenciado Marcos Cáceres.

Se pretende que el 20 de noviembre  venidero, estas familias salgan del lugar, planteamiento que resulta muy injusto, considerando que en la zona se tiene una escuela para los niños, y ante esta situación se les estaría privando de un beneficio que lo dicta la Constitución, el derecho a la educación.

Contaron que no es pretensión de los mismos arraigarse en forma definitiva en el lugar, ya que cuando ingresaron a este terreno, firmaron acuerdo  ante el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, que sería provisoriamente, por 3 meses, permiso que se rubricó en varias oportunidades y ya se completaron más de 2 años. El plazo impuesto por el Gobierno es muy apresurado para  encontrar una salida viable a la problemática de los pobladores.