Menu

Dirección de Servicios Urbanos lanza Campaña Testimonial de sus Funcionarios Operativos

Con el fin de visibilizar y sensibilizar a la ciudadanía con respecto a la labor emprendida diariamente por los servidores operativos de la Municipalidad de Asunción, desde la Dirección de Servicios Urbanos (DSU) se ha elaborado la Campaña “Son como vos”.

El objetivo de la campaña es mostrar la cotidianidad de los trabajadores, a través de una serie de testimonios de hombres y mujeres que llevan con orgullo el uniforme institucional.

Eje de la campaña #SonComoVos

Detrás de cada servidor urbano hay un rostro que no se conoce. Diariamente se los ve cumpliendo sus labores en medio de tanta basura generada, que consciente o tal vez inconscientemente, se arroja a las calles.

Por eso la intención es mostgar que ellos #SonComoVos, que tienen sus tristezas, alegrías y una historia de vida qué contar.

Hoy presentamos a ”Ña Teo” del Equipo Mbusu

Por la mañana es operadora de máquinas pesadas y por la tarde, repostera.

“No hay cosa que no puedan hacer las mujeres, a eso yo apunto”, así empieza la conversación con Teodora Espínola, de 57 años, funcionaria de la Municipalidad de Asunción desde hace 24 años.

Ña Teo, como todos la llaman, tiene la tez morena, acentuada aún más por el sol que diariamente la ve laborar, lleva el cabello recogido, y orgullosa luce su uniforme amarillo.

No conoce de llegadas tardías ni ausencias. Su día a día se resume en entrar de madrugada, preparar sus herramientas y estar lista para una nueva jornada laboral, como parte del Equipo Mbusu, dependencia responsable del aseo de los cauces hídricos, cunetas y sumideros. 

En medio de sus tareas actuales, recuerda sus inicios en la institución. “Estuve en Cateura, en Disposición Final, después pasé al Mercado, y de ahí a la base operativa de la DSU, primero como barrendera y después a Mbusú, donde estoy ahora.  En Cateura estudié cocina con repostería, me recibí ahí y fui cocinera, a la par trabajaba con máquinas pesadas”, relató.

Resaltó también su satisfacción por ser la única mujer en su actual dependencia.

“Yo, por ejemplo, hago todo lo que los varones hacen, agarro la desmalezadora, entro al barro, uso la pala, el machete, recolecto la basura, todo hago, todo lo pesado, sea como sea, yo hago. Nunca me costó adaptarme al trabajo con los varones, nunca me costó porque yo desde chiquitita trabajaba con mi papá en la baldosería, en albañilería, siempre me gustó mucho la tarea del hombre, porque no hay cosa que hacen los hombres que no puedan hacer las mujeres”, aseguró.

Al sacarse el uniforme y llegar a su casa se transforma en repostera y, según la necesidad, también hace decoraciones. 

“Nunca estoy de balde, algunas veces siento que me duele la rodilla, pero no me puedo sentar, porque si me quedo quieta es peor”, manifestó y aclaró que ese es el ejemplo que quiere dejar a sus 5 hijos.

La vida de ña Teo es un ejemplo de lucha, quien no solo le pone pecho al quehacer duro, sino al cáncer, contra el cual viene luchando desde hace unos años.

“Como quien dice, no me quiero todavía morir y me gusta todavía trabajar, y voy a seguir trabajando.  Hay demasiada gente que necesita y quiere trabajar, tenemos que valorar y cuidar lo que tenemos, nos debemos a la ciudadanía”, concluyó.