Menu

Inédita Auto Misa en honor a la Virgen de Caacupé fue muy concurrida en la Costanera de Asunción

La ciudad de Asunción honró a la Inmaculada Concepción de María – Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé, en su día, en la mañana de este martes 8 de diciembre, con una majestuosa celebración de la Auto Misa en la avenida José Asunción flores – Costanera de Asunción, celebrada por el Arzobispo Metropolitano, Monseñor Edmundo Valenzuela y que contó con la presencia del Intendente Capitalino, ingeniero Óscar Rodríguez.

Una   impresionante cantidad de automóviles, con fieles devotos en su interior, se pudo observar en el Auto Teatro de la Municipalidad de Asunción, donde se llevó a cabo la celebración religiosa, que superó las expectativas generadas.

En la oportunidad se destacó que la Auto Misa forma parte de las solemnes celebraciones que se llevan a cabo en nuestra ciudad capital en honor a la Virgen de los Milagros de Caacupé, organizadas por la Arquidiócesis Metropolitana y la Municipalidad de Asunción, con el lema “Lo reconocieron al partir el pan…”.

La programación desarrollada comenzó a las 08:00, con el traslado de la Imagen de la Virgen de Caacupé desde la Catedral hasta la Costanera de Asunción.  A las 08:30 se llevó a cabo la solemne celebración litúrgica en el Auto Teatro.  A las 09:20 hubo un momento de oración y alabanzas ante la Virgen.  A las 10:00, la venerada imagen se trasladó hasta la Aeronáutica para después ser parte de una procesión aérea, donde, desde arriba, bendijo a toda la ciudad capital, la cual duró hasta cerca del mediodía para posteriormente retornar hasta Caacupé.

Monseñor Edmundo Valenzuela instó a que todos colaboremos con el mejoramiento de nuestra ciudad capital

En su extensa homilía, que fue seguida con interés por la feligresía motorizada presente, el Arzobispo Metropolitano se refirió, primeramente, al dogma de la Inmaculada Concepción señalando: “El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo”. La alegría es por la “llena de Gracia”, el nuevo nombre de María que nos da a conocer su vocación, su ser y su misión a los ojos de Dios”.

Manifestó asimismo su anhelo de lograr una capital más amigable, que mejore la ciudadanía en los valores de respeto, hospitalidad, tolerancia, sentido de pertenencia.

“Es necesario el empeño para que la ciudad pueda ser un lugar donde podamos sentirnos acogidos, respetados y a gusto, con la posibilidad de gozar de espacios de esparcimiento, de convivencia, de arte y de amistad social.  Nuestra ciudad debe ser un lugar que refleje nuestros valores cristianos, culturales y nuestra actitud social hacia los demás”, exhortó.

Mencionó que Asunción presenta áreas con graves deficiencias de infraestructura, de saneamiento, con problemas de inseguridad y violencia.

En ese sentido, señaló que se la está reconstruyendo gradualmente y que esa tarea es de todos, por lo cual debemos estar dispuestos a colaborar y participar activamente de esta reconstrucción.

“Sentimos la urgente necesidad de trabajar por el hermoseamiento de nuestra ciudad, así como en el fortalecimiento del espacio social de convivencia en la paz.  Son propuestas que surgen de nuestra Madre, la Purísima Concepción de María, que nos ha visitado en estos días y ha visto nuestra ciudad capital”, resaltó.

Refirió que existe un proyecto de revitalización del casco urbano, el cual se encuentra en un estado lamentable.

“Hacemos un llamado a los propietarios de edificios que forman parte del patrimonio histórico y actualmente se encuentran abandonados y en estado deplorable, tanto por la falta de mantenimiento de sus edificios como por sus veredas intransitables. Les hace falta limpieza, pintura, solidaridad con la ciudad con los medios necesarios para embellecerla. Tal vez se podrá crear incentivos para lograr este cometido”, instó.

Agregó que es bueno promover la participación de todos los miembros de la comunidad a través de las Comisiones vecinales y barriales, con iniciativas para el hermoseamiento de las casas, veredas, plazas, etcétera.

“Esto serviría para mejorar el tránsito, la seguridad y fortalecer el sentido de pertenencia hacia su barrio, su comunidad”, enfatizó.

Pidió el compromiso de sectores importantes de la ciudad para ese fin como la participación y el compromiso de las organizaciones sociales, gremiales, profesionales, culturales y académicas de nuestra sociedad.

Sugirió que los Supermercados, Industrias, Empresas en general, asuman su compromiso social, que apadrinen y embellezcan su zona geográfica, así como ya vislumbra la belleza de algunos barrios como Villa Mora y Villa Aurelia.

Se refirió además a las viviendas sociales que se han prometido construir en los bañados que rodean a Asunción y que se encuentran en las costas del río Paraguay, como un componente fundamental e imprescindible del Proyecto Franja Costera de Asunción.

Puntualizó que deberán ser un modelo de nuevos barrios de interés social, al lado de la hermosa y amplia Costanera, con un proyecto para satisfacer todas las necesidades humanas, sociales, educativas, culturales y religiosas de sus familias.

“Esto es lo que sin dudas le está faltando aún a nuestra magnífica Costanera, la cual se ha convertido en el espacio público más concurrido y más significativo de Asunción, con la concurrencia de niños, jóvenes, adultos y mayores que vienen a este lugar para realizar actividades de ocio y deportivas todos los días y desde diferentes barrios”, acotó.

Hizo una exhortación final a los fieles y a la ciudadanía toda en el sentido que ¡Asunción es de todos!

“Como amamos a la Virgen de la Asunción, amemos su ciudad.  Aprendamos a mantenerla limpia, que sus cauces hídricos no vean arrojadas basuras.  En este sentido aplaudimos los emprendimientos de la Municipalidad por la creación de plantas de saneamiento de aguas negras.  Que sus avenidas y calles sean transitables, se mantengan con buen mantenimiento sus empedrados y asfaltos, con las señaléticas visibles y artísticas.  Como María, la Purísima Concepción, hagamos linda y amigable nuestra ciudad. Digamos también nuestro “sí” al cuidado de la casa común, que sea el reflejo de la espiritualidad cristiana de nuestras familias, de todas las instituciones municipales y gubernamentales”, concluyó el Arzobispo Edmundo Valenzuela.

Intendente Rodríguez manifestó que coincide con el Monseñor Valenzuela en sus preocupaciones por Asunción

Por su parte el jefe comunal capitalino mencionó que las preocupaciones expresadas en la homilía del Arzobispo Metropolitano son las mismas que tiene él, desde la Intendencia.

Agregó que ya desde la época en que era presidente de la Junta Municipal de Asunción, se refería a la necesidad de crear conciencia en la ciudadanía para preservar y cuidar la ciudad que tenemos.

Recordó que siempre fue de la idea de reducir impuestos y hacer exenciones fiscales para que el Casco Histórico de Asunción sea revitalizado y puesto en valor, como corresponde, sin descartar procedimientos coercitivos o multas si fuera necesario.

“La homilía del sacerdote refleja nuestro clamor de siempre, solicitando el apoyo de los propietarios de los edificios históricos poniendo en condiciones estas estructuras, pintando y arreglando las veredas”, enfatizó.

Agregó que solicitó que vuelva nuevamente la Policía Urbana a la ciudad, en cada esquina si es posible, con la colaboración del Grupo Lince.

“El municipio sufre a diario el robo en las plazas y parques, las plazas del microcentro están a oscuras porque roban los faroles, cables, destrozan los muebles y es difícil, como autoridad municipal, tener en condiciones sin el respaldo de las fuerzas de seguridad.  Ojalá y toquen los corazones de quienes tenga que tocar la homilía del Obispo.  Para tener la ciudad que nos merecemos, para tener la Asunción en que dé gusto vivir, una Asunción en orden, se debe colaborar entre todos”, sostuvo.