Menu

Municipalidad inspeccionó negocios que funcionan en forma irregular en barrio residencial

Inspectores de varias dependencias de la Municipalidad de Asunción realizaron una intervención conjunta, en la tarde del pasado jueves 23 de febrero, en cinco establecimientos comerciales ubicados  sobre la Avenida Capitán  Ruiz Díaz Melgarejo, entre Alberto Souza y Andrés Campos Cervera, del barrio Los Laureles.

Esta tarea forma parte de un procedimiento rutinario que busca formalizar la actividad comercial en nuestra capital y constatar las condiciones  de seguridad y de documentación con que operan estos comercios.

Estas intervenciones  se realizan por pedidos de vecinos que se sienten perjudicados por la invasión de nuevos comercios, que cambian la fisonomía y el modo de vida de los barrios, cuyas arterias  se vuelven más transitadas y en donde la polución sonora sustituye a la calma en la que vivían.

Los negocios intervenidos comprenden un restaurante, una óptica, un spa, un lavadero de autos  y un copetín y las dependencias municipales intervinientes fueron Fiscalización de Obras, Prevención Contra Incendios, Gestión Ambiental, Salubridad y Tributación.

Estos negocios están ubicados en una zona residencial por lo que deben respetar ciertas normas estructurales vigentes,  como la magnitud  de los espacios destinados a los comercios  y la naturaleza de actividades que pueden desarrollar en estos lugares.

El director de Obras Particulares, ingeniero Carlos Halke, señaló que ninguna de las cinco firmas intervenidas pudo presentar documentación alguna que les habiliten a trabajar en sus respectivos rubros.

“Por tal motivo los antecedentes serán  pasados a la Dirección de Asuntos Jurídicos, previa consulta con los archivos municipales para corroborar si existen documentos que les faculten a dedicarse a estas actividades”, explicó.

Aclaró que si se comprueba  que carecen de documentos que les habiliten para tener estos comercios, la Municipalidad puede suspender inmediatamente  las actividades comerciales de estas firmas y derivar los antecedentes al Juzgado de Faltas Municipal para el sumario administrativo correspondiente.

“Con estas intervenciones se quiere precautelar la seguridad de los vecinos de estos barrios residenciales donde se han instalado estos negocios en contravención de las ordenanzas municipales,  de tal forma a que la comunidad de vecinos recupere la tranquilidad”, acotó.

Destacó que así como no exhibieron las habilitaciones municipales para abrir comercialmente las puertas, así también las condiciones de seguridad de los locales para la prevención contra incendios, de acuerdo a las exigencias de las ordenanzas vigentes, son deplorables y resultaron aplazados.

Como ejemplo señaló que el local gastronómico de la zona ni siquiera tenía extractor de aire, las chimeneas y el lugar destinado a los valores de gas licuado de petróleo presentaban falencias y tampoco contaban con los extintores manuales de fuego, elementos esenciales para brindar protección contra incendio en los locales comerciales.