Menu

Jóvenes por el ambiente: una mirada al futuro del Banco San Miguel

“Yo espero, yo me imagino que en diez años la reserva será una zona totalmente turística, con un enfoque ecológico, con una Playa del Sol con ferias agroecológicas y artesanales”. Erika Zuchini, residente del lugar, comparte su mirada sobre el futuro de la Reserva Ecológica Banco San Miguel y Bahía de Asunción. A sus 27 años, Erika es líder del grupo Jóvenes por el Medio Ambiente, un colectivo importante conformado por niñas, niños y adolescentes de la comunidad, además de ser la coordinadora de la Brigada de Limpieza del Banco San Miguel.

“Imagino una comunidad mejor organizada, más capacitada y concientizada sobre el lugar donde vive, ayudando a protegerlo”. Con esta visión en mente, Erika participó del programa de concienciación con escuelas, comisiones vecinales y organizaciones de la reserva, que incluyó diversas y numerosas capacitaciones para mejorar la gestión de los residuos sólidos urbanos en el sitio. La iniciativa es parte de los trabajos de restauración y rehabilitación de la Reserva Banco San Miguel, una de las áreas de enfoque del proyecto Asunción ciudad verde de las Américas, vías a la sustentabilidad, liderado por el Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), en conjunto con la Municipalidad de Asunción y otras instituciones.

El programa desarrolló, como actividad de cierre, una capacitación en fotografía con los Jóvenes por el Medio Ambiente, finalizando con un concurso donde los participantes pudieron aplicar lo aprendido, retratando aspectos únicos de la reserva a través de la fresca visión de la juventud. Walter González, con solo 13 años, se coronó como el fotógrafo ganador. “Con mi foto quiero hacer llegar el mensaje que debemos cuidar el paisaje, debemos valorar y proteger a los árboles, el cielo, el agua, el aire, el suelo”.

Estos jóvenes son fervientes defensores de la reserva, del ambiente y de la biodiversidad, convirtiéndose no solo en importantes aliados del trabajo realizado en el área, sino en fuentes de inspiración para renovar la energía de la comunidad hacia una mejor gestión y tratamiento de los residuos. Tan grande es su compromiso, que nos animan a mirar hacia el futuro a través de sus ojos. “En 10 años me gustaría ver a la reserva con más plantas y animales. Quiero que sea un lugar en el que las personas puedan venir en familia para disfrutar del paisaje”, explica Kevin González, de 16 años. Su foto consiguió el segundo lugar en la competencia.

Los trabajos de concienciación y educación con la comunidad están abocados a prevenir los riesgos ambientales y sanitarios causados por la mala gestión de los residuos, ayudando a desarrollar conciencia y propiciando un cambio de actitud en la comunidad. El compromiso y liderazgo de los activistas juveniles se ha convertido en un elemento clave.

En el marco del proyecto “Asunción Sustentable”, el MADES y la Municipalidad de Asunción iniciaron un piloto de limpieza y cuidado de la reserva, con apoyo del PNUD. La iniciativa incluye la conformación de una brigada de limpieza integrada por residentes del sitio, que realizan actividades de remoción y retiro de los residuos sólidos urbanos, para lo cual recibieron capacitaciones especiales, así como herramientas de trabajo y equipamientos de protección personal. En su foto, Erika retrató la intensa labor de la brigada. “Quiero transmitir ese esfuerzo y ese trabajo, porque somos parte de la comunidad y queremos demostrar cómo cuidamos el lugar donde vivimos”.

La perspectiva de estos jóvenes es sencillamente inspiradora. Nicol Bobadilla tiene 12 años y también participó del concurso. “Elegí esta foto porque significa armonía del ser humano con la naturaleza”. La búsqueda de esa armonía es el desafío que nos moviliza a aumentar los esfuerzos para crear, fortalecer y hacer realidad esa mirada al futuro del Banco San Miguel.