Menu

Muro de Contención en el Arroyo Tres Puentes del barrio Botánico fue inaugurado por el intendente Rodríguez

Un muro de contención en el Arroyo Tres Puentes del barrio Botánico, fue inaugurado en la mañana de este miércoles 9 de junio, por el intendente capitalino, ingeniero Óscar Rodríguez, construido con recursos del Fondo de Proyectos Especiales.

Los trabajos fueron coordinados por la Coordinadora de Comisiones Vecinales del Centro Municipal N° 2 “Oñondivepa”, a cargo de la señora Irene Agüero.

El proyecto vecinal significó una erogación municipal de 126.510.000 guaraníes, obtenidos del citado Fondo, que fue invertido en la construcción de 139 metros cúbicos, lo que equivale a 30 metros lineales de muro de piedra bruta colocada.

En nombre de los beneficiados por la obra habló la señora Irene Agüero, presidente de la Coordinadora de Comisiones Vecinales “Oñondivepa”, del Centro Municipal Nº 2, quien brindó las palabras de bienvenida.

Aprovechó para agradecer, en nombre de los vecinos, al intendente Rodríguez, por su gestión y acompañamiento en todo este tiempo.

“No es fácil sacar adelante un proyecto pero con paciencia y esfuerzo se pudo hacer realidad este logro, lo que significó muchos años de preocupación y tiempo”, sostuvo.

Manifestó que los vecinos se sienten orgullosos de ver las obras que hasta el momento se han logrado y prometió seguir trabajando, cada vez más, para poder llevar a cabo todas las mejoras necesarias, tendientes a convertir el barrio en un lugar agradable y seguro para todos sus habitantes.

“Esperamos seguir contando con el apoyo del intendente Rodríguez y su equipo de trabajo para este objetivo”, exclamó.

Por último, hizo una invocación al Supremo, lo que consideró como algo importante y justo en estos difíciles momentos que vive la humanidad y, a la vez, realizó un agradecimiento a Dios, por la sabiduría y entendimiento y rogó para que la Administración Municipal siga trabajando como hasta ahora por su comunidad.

Intendente Rodríguez destacó la colaboración de los vecinos

Por su parte el jefe comunal capitalino expresó su satisfacción y su gratitud a Dios por poder inaugurar una obra anhelada por muchos vecinos, la cual definió como el comienzo de muchas otras que tienen proyectadas para la zona y el barrio.

Destacó igualmente la figura de Irene Agüero, a quien describió como una mujer luchadora, tenaz y persistente.

“Siempre digo que necesitamos más personas que quieran y piensen en trabajar por sus comunidades y ojalá haya más mujeres como Irene trabajando por su comunidad, porque me consta, en varias oportunidades, como ella batallaba por sus documentaciones en la Municipalidad y así concretar sus obras.  Es un honor trabajar con personas con esta estirpe”, manifestó.

Luego volvió a mencionar un tema recurrente en sus conversaciones con los vecinos, como es el grado de abandono a los que han sido sometidos muchos barrios asuncenos, fruto de la desidia y la irresponsabilidad de los gobernantes comunales.

En ese sentido hizo un “mea culpa” con los vecinos, pidió disculpas en nombre de los irresponsables y prometió, como lo viene haciendo, seguir trabajando por los barrios y sus necesidades perentorias.

“Mientras yo siga estando al frente de la Municipalidad y Dios me siga dando esa dicha, prometo que, hasta el último día de mi estadía en esta institución, voy a seguir trabajando, de forma incansable, con los vecinos”, aseveró.

Una vez más destacó también el valor de las comisiones vecinales para la realización de las obras en los barrios y recordó que de más de 400 que existían se llegó a su casi extinción, quedando solamente algo más de 40, lo que, en menos de un año, se está modificando y, de nuevo, los vecinos vuelven a confiar en los dirigentes de su comunidad y en las autoridades municipales para, juntos y codo a codo, emprender las obras que necesitan las comunidades barriales.

Luego vaticinó que, si Dios no dice otra cosa, seguirá con las comisiones vecinales, a través del Fondo de Proyectos Especiales, construyendo obras que los barrios necesitan, otros cuatro años.

“Con la boca se pide lo que se quiere, y estoy seguro que vamos a seguir trabajando juntos porque tenemos la bendición de Dios y Dios conoce nuestro corazón”, concluyó.