Menu

Vivero Municipal alberga más de 40 mil plantines ornamentales que se utilizarán en espacios públicos de Asunción

La Municipalidad de Asunción, a través de la Dirección de Servicios Urbanos, reactivó hace algunos meses el vivero municipal ubicado en el Parque Bernardino Caballero, donde se cultivan flores y plantas ornamentales que son utilizadas luego para adornar paseos centrales, plazas y parques de la ciudad capital.

Actualmente,  en el vivero trabajan diariamente 10 funcionarios municipales en el cuidado exhaustivo de las plantas; desde la selección de semillas, el proceso de cultivo, riego y desmalezado de las variedades de especies, que actualmente se asientan en más de 110 tablones que albergan alrededor de 40.000 plantines ornamentales.

Entre las variedades cultivadas se destacan Santa Rita, Encaje, Rosas, Chinito, Viudita Roja, Salvia Roja, Palmeras, Pasto Inglés, Akalifa, Croto, Ligustro Japonés, Salvia Matizada, Hoja de vista verde entre otras, que son las que adornan los espacios públicos de la ciudad.

Las especies requieren especial atención en el lapso que dura el sistema de producción, donde se aplican tratamientos para combatir plagas y enfermedades que las atacan.

Cabe destacar además que se da un procesamiento a los residuos orgánicos para producir abonos, que sirven para nutrir a las plantas, las que también reciben tareas de riego diario, podas, deshierbe y sanitación.

El vivero del Parque Caballero se estableció en 1918, con el objetivo de embellecer y promover la higiene de la ciudad. En sus mejores momentos llegó a producir hasta 450.000 plantas al año.  Para la venida del papa Juan Pablo II, en 1988, se llegaron a preparar 300 tablones de flores.

Desde la Dirección de Servicios Urbanos, a cargo del abogado Rodrigo Velázquez, se realiza un trabajo arduo de gestión para obtener las semillas de las flores, que en muchos casos escasean, debiendo recurrir a grandes florerías del medio que colaboran con la provisión de las mismas, que son importadas desde el Ecuador.

Óscar Ramírez, actual capataz del vivero de plantas, afirmó que la capacidad de producción actual sigue manteniendo un buen promedio y que poco a poco se vuelve a recuperar el semillero, que busca dotar con su producción a los espacios públicos, de la mano de los obreros que le dedican toda su vocación de jardineros.