Menu

Las ciudades iberoamericanas instan “a construir convivencia y evitar más guerras”

ANCI/ Unidad ante la violencia, convivencia ante los mensajes de guerra. Con ese espíritu las ciudades iberoamericanas llamaron a trabajar conjuntamente para promover la cultura de paz  y enfrentar las violencias urbanas desde la declaración ‘Ciudades Iberoamericanas de Paz’, fruto de la Asamblea General Extraordinaria de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) celebrada este 20 de abril.  Este llamado se traduce en medidas como una gran campaña iberoamericana contra el feminicidio o una alianza con el mundo de la judicatura para construir una nueva justicia adaptada a la nueva agenda urbana.

Las ciudades de UCCI llegaron a esta cita, celebrada en el marco del I Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Paz y la Convivencia, con el objetivo de compartir con otros gobiernos locales, otras alianzas de ciudades, así como con organismos internacionales y la sociedad civil presentes en el Foro su experiencia sobre las diversas violencias urbanas y la construcción de convivencia y cultura de Paz. Como resultado de esta reflexión conjunta, las ciudades se comprometieron a dar voz a las ideas que surgieron en este Foro, a medidas como el integrar la promoción de la cultura de paz en sus programa de Cooperación Integral entre Ciudades y Territorios o a la puesta en marcha de alianzas con diversos actores sociales y estatales para promover campañas contra las diversas expresiones de violencia.

La violencia de género, “una lacra que invade el mundo y afecta especialmente a Iberoamérica”, como asevera la declaración, será objeto de una de estas campañas. Con ella, se espera hacer visible el dolor que deja en las ciudades. Otro de los compromisos a acometer será la puesta en marcha de programas de educación, inclusión social y empleo digno para prevenir la violencia de bandas criminales que afecta a los más jóvenes. Además se enfatizó en la necesidad de una alianza con el mundo judicial para promover leyes adaptadas a la nueva realidad de la ciudad.

En su declaración, las ciudades instaron a que los organismos de integración presentes en la región incluyan la cultura de paz en sus agendas y apoyen la puesta en marcha de Planes Locales sobre Violencias Urbanas. A la par, no dudaron en llamar a unir fuerzas frente a “la madre de las violencias”, a responder con paz y convivencia al dolor, a responder con unidad ante la violencia, con convivencia ante los mensajes de guerra.

En la agenda global

Impulsar la cultura de paz es una necesidad, se aseguró ya en la Declaración de Quito que fue resultado del Foro Iberoamericano de Gobiernos Locales en octubre de 2016. De este modo, la Declaración ‘Iberoamericana de Paz’ refuerza algunos de los grandes retos como la adecuación de las normas a las realidades urbanas o la promoción de un concepto de seguridad urbana que busque la esencia de las violencias y las solucione desde su raíz.

El reto es global. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS ) marcan en su objetivo número 16 el reto de promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas y, en su objetivo número 11, se especifica el papel de la ciudad en el cumplimiento de este y otros retos. Consciente de su misión a la hora de hacer visibles las violencias urbanas, identificar sus raíces y proponer soluciones las ciudades iberoamericanas se reunieron en Madrid para instar “a construir convivencia, a evitar más guerras”. ANCI