Menu

Intendente reconoció a tres personalidades que contribuyeron en el Descubrimiento de los Archivos de la Represión hace 26 años

El intendente capitalino Mario Ferreiro realizó un acto de reconocimiento, en ocasión de conmemorarse el 26º Aniversario del Descubrimiento de los Archivos de la Represión de la Dictadura de 1954 a 1989, en la mañana del pasado viernes 21 de diciembre, en el Museo de la Justicia, ubicado en la sede del Poder Judicial.

En la oportunidad, el jefe comunal capitalino entregó plaquetas de reconocimiento a tres personalidades que tuvieron un trascendental protagonismo en el descubrimiento, resguardo y recuperación de estos históricos archivos.

Justamente las placas entregadas por el jefe comunal capitalino a estos ilustres protagonistas de este hecho histórico, reza que el reconocimiento se realiza por la histórica contribución de estas personalidades a la verdad y a la justicia.

Ellos son el Dr. Luis María Benítez Riera, ministro de la Corte Suprema de Justicia; el Dr. José Agustín Fernández, director del Museo de la Justicia y el Dr. Martín Almada, reconocido activista defensor de los Derechos Humanos en Paraguay, quien no pudo asistir al acto por motivos de salud y recibió la plaqueta su señora esposa, María Estela Cáceres.

Participaron también del acto la ministra doctora Miriam Peña, vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia, la Dra. Gladys Bareiro de Módica, ministra de la Corte Suprema de Justicia;  el Obispo, Mario Melanio Medina; la señora Rosa Palau, coordinadora del Museo de la Justicia; el doctor Delio Vera Navarro, presidente de la Asociación de Jueces del Paraguay; el Dr. Joel Filártiga, reconocido activista por los Derechos Humanos y otras altas autoridades judiciales, municipales y representantes de organizaciones defensoras de los Derechos Humanos.

Intendente Ferreiro resaltó que las distinciones las entregó en representación de todos los asuncenos

En la oportunidad el jefe comunal capitalino resaltó que las distinciones de honor a las tres personalidades las entregó en representación de la Administración Municipal a su cargo y de la ciudadanía de la capital del Paraguay.

“La entrega de este honor, en realidad nos honra a todos como ciudadanos”, aseveró.

Agregó que el 22 de diciembre es un día histórico para el país, por lo que la Municipalidad de Asunción puso en destaque la contribución al derecho a la verdad y a la justicia de tres actores muy importantes.

“Ellos permitieron dar el necesario puntapié inicial para transitar un largo camino de reparación y justicia, para las víctimas y familiares de tantos dolores y angustias.  Algunas de esas personas están presentes en esta sala esta mañana”, refirió.

Recalcó que el 26º Aniversario del Descubrimiento de los Archivos de la Represión, que se vivió en nuestro país de 1954 a 1989, constituye un marco adecuado para reconocer a estas personas.

“Que con su lucha, tenacidad y ansias de justicia, permitieron descubrir uno de los archivos más importantes, que revela los delitos de lesa humanidad cometidos durante largos años de la Dictadura”, enfatizó.

Aseguró que estos documentos, que son patrimonio de la humanidad, nos siguen interpelando como sociedad hoy, a 26 años de su descubrimiento, a seguir luchando por el “Nunca Más”.

“Por eso, desde nuestra gestión municipal, incorporamos la Memoria Histórica en nuestros principales ejes de trabajo, para no olvidar, para no dejar de buscar a los desaparecidos y para fomentar la cultura de Derechos Humanos que lleve, igualmente, a la necesaria paz de nuestros pueblos.  Estimados doctores Luis María Benítez Riera, José Agustín Fernández.  También debo citar al profesor Martín Almada.  Queremos decirles gracias, por este invaluable aporte a nuestra sociedad, primero, pero a la humanidad toda, después también”, manifestó.

Coordinadora del Museo de la Justicia se refirió al gran descubrimiento acontecido hace 26 años

Rosa Palau mencionó que hace 26 años se dieron a luz a los documentos prohibidos, que fue el primer hallazgo de los Archivos de la Policía de la Dictadura.

“Fue un 22 de diciembre de 1992, en que se dieron a conocer los documentos prohibidos de la Dictadura”, puntualizó.

Recordó que en aquel momento, además de la sorpresa que le produjo encontrarse con esos papeles,  le llamó también la atención la juventud de los jueces.

“El 22 de diciembre de 1992 fueron dos jóvenes jueces quienes brindaron a la ciudadanía la posibilidad de confirmar las atrocidades cometidas por personeros de la Dictadura, al romper, literalmente, el candado del silencio.  Uno de ellos, dejando para nuestra historia la frase, “Yo soy la Ley y la Constitución me ampara”.  Fue el momento de ingresar al Departamento de Producciones, donde posteriormente se encontraron los Archivos del Departamento de Investigaciones.  Me refiero al Dr. José Agustín Fernández.  Y la decisión del juez de turno, quien, de acuerdo con Fernández, ordena el traslado de toda documentación hallada al Poder Judicial, por considerar que “toda la documentación tenía un importante valor como pruebas de hechos violatorios de derechos humanos, ocurridos durante la Dictadura”.  Palabras del Dr. Luis María Benítez Riera, quien, en el mes de mayo, de ese mismo año, sentenciara a 25 años de cárcel, pena máxima, al jefe del Departamento de Investigaciones, Pastor Coronel y otros, por la muerte de Mario Schaerer Prono, en sesiones de torturas, en la dependencia policial a su cargo”, rememoró.

Agregó que luego de este primer hallazgo siguieron otros.

“El Archivo de la temible Dirección Nacional de Asuntos Técnicos, de la Comisaría Tercera, del Departamento Judicial, de otras comisarías, del Asilo de Ancianos y parte del Archivo de la Delegación de Gobierno de Caaguazú.  Todo el acervo documental fue depositado en una oficina del Palacio de Justicia, para, posteriormente, convertirse en el Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los Derechos Humanos, en marzo de 1993”, acotó.

Destacó que ese archivo está abierto a todo aquel interesado en descubrirlo.

“El archivo es leal, es verdadero.  Está escrito por los mismos represores.  Y está abierto de una manera irrestricta a todo aquel que quisiera investigar, que necesite contar con documentos para gestionar o acceder a la reparación que por ley le corresponde.  Además aporta a la Justicia Nacional y a la Justicia Internacional pruebas documentales.  Colabora con las instituciones educacionales, recibiendo a los estudiantes para dar a conocer los hechos ocurridos en un constante ejercicio de memoria”, mencionó.

Anunció, asimismo, que este archivo, en foto documental, se encuentra totalmente digitalizado y es Patrimonio Nacional declarado por la Secretaría Nacional de Cultura.

“También es Patrimonio Intangible de la Humanidad, declarado por el Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.  Y recientemente, en el marco de un convenio firmado con el Archivo Nacional, fue entregada una copia digital del acervo, para su conservación, y en la seguridad que podrá ser consultado por generaciones futuras”, enfatizó.

Director del Museo de la Justicia y uno de los homenajeados agradeció al intendente por el reconocimiento

El doctor José Agustín Fernández comenzó refiriéndose al retrovisor que nos remonta a 26 años atrás, a aquel acontecimiento paradigmático para la Democracia, para la Justicia y para los Derechos Humanos.

“Hoy, lo recordamos y para mí es un placer recibir este reconocimiento de manos del señor intendente, una persona a quien me unen lazos invisibles.  Mi papá, su familia, su hermano, en fin, aquellas entrevistas que hacían por este acontecimiento.  Y mi honor es recibir con personas a quienes quiero, a quienes admiro y a quienes respeto.  El Doctor Benítez Riera, sin su coraje, sin su decisión ante el llamado de ese día, quién sabe qué habría sido de estos documentos.  La desconfianza que había, esos documentos podrían haber sido quemados en ese mismo momento”, señaló.

Manifestó asimismo su reconocimiento al doctor Martín Almada, en la persona de su señora esposa presente en su representación.

“Al Dr. Almada, su esposa aquí presente, quién estuvo ese día, realmente mi mayor admiración por su tenacidad, por su fe y por su desconfianza también, que después fue restituida con creces.  Porque él pensaba que el juez Fernández era muy joven.  No le inspiraba tanta confianza.  Las sagradas escrituras dicen: “Por sus frutos los conoceréis”.  Pasaron 26 años y este retrovisor nos lleva a coincidir en los frutos que produjo este archivo”, resaltó.

En ese sentido mencionó que gracias a este archivo se reconoció la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Gracias a este archivo muchísimas personas recibieron esa reparación social.  Basta una persona que haya recibido esa indemnización, gracias a los documentos de este archivo para que esto se justifique.  Y miles lo recibieron.  Estos archivos muestran una vertiente jurídica, todo el mundo recurrió al Habeas Data, hasta hoy, para tener esa reparación.  Estos archivos llegaron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.  El Paraguay fue sancionado penosamente pero el Estado tenía que reconocer los errores que se cometieron.  Y así fue.  Y este año, justamente, se hizo ese reconocimiento postrero, pero se hizo el reconocimiento”, sostuvo.

Indicó que este archivo es, nada más y nada menos, parte de la memoria del mundo.

“Estos archivos visibilizaron aquel macabro entendimiento llamado “Operación Cóndor”.  Son los Archivos del Cóndor.  En fin, muchísimas cosas podríamos decir de esto pero que no podemos abordarlo en el contexto de nuestra realidad de hoy.  En el contexto de la justicia, en el contexto del gigantesco cambio social que se está gestando.  La sociedad reclama y, fundamentalmente, ese reclamo también abarca los Derechos Humanos.  Eso tenemos que saber entender y tenemos que saber interpretar.  Nuestra tarea central, de las personas que trabajamos aquí, día a día, hace 26 años, es que esto sea visible para las nuevas generaciones.  Hoy día los jóvenes tienen que compartir estas cosas por las redes sociales, por WhatsApp y a eso tenemos que llegar”, instó.

Enfatizó también en la importancia de no repetir esta triste historia.

“Esto es verdad, nuestro compromiso incansable de verdad.  Nuestro compromiso incansable de justicia tiene que reverdecer.  Nuestro compromiso de reparación y, fundamentalmente, de no repetición.  Las sociedades que no saben lo que les pasó no pueden entender la realidad.  Y ese es nuestro compromiso a través de este archivo”, recalcó.

Celebró además la visibilidad que tiene la Intendencia Municipal por ese espacio de memoria, ubicado en el Palacio de Justicia.

“Este lugar está situado en el Municipio de Asunción y el intendente Mario Ferreiro hace el reconocimiento 26 años después.  Le doy gracias y también mis felicitaciones por eso.  Y, por último, reiterar, aprender, no tenemos que repetir los errores del pasado.  No podemos permitirnos nosotros eso.  Este gran descubrimiento ocurrió en tiempos de Navidad, en tiempos de Adviento y pues fue un Adviento para los Derechos Humanos y que siga siendo así”, concluyó.