Menu

Intendente conmemoró los 40 años de envío de voluntarios japoneses al Paraguay

El intendente capitalino, Mario Ferreiro, participó  de la ceremonia de conmemoración  de los 40 años  del envío de voluntarios japoneses al Paraguay, a través de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) en la mañana de este viernes 19 de octubre, en el Centro Paraguayo Japonés (CPJ).

Participaron también del acto el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Castiglioni; el embajador del Japón, Naohiro Ishida; el ministro de la Secretaría Técnica de Planificación  para el Desarrollo Económico y Social, Carlos Pereira; el representante residente de la JICA, Norio Yonezaki; el representante  residente adjunto de la citada Agencia, Nobutaka  Kondo; el director general de Protocolo de  la Cancillería Nacional, Ceferino Valdés y otras altas autoridades nacionales y municipales.

La JICA es el organismo  ejecutor de la asistencia  oficial para el desarrollo  del  Japón, que implementa proyectos y actividades  mediante diferentes esquemas de acción, tales como  cooperación técnica, programa de envío de voluntarios, becas, cooperación financiera (préstamos) y cooperación financiera no reembolsable (donación).

La JICA estableció su oficina en Asunción en agosto del año 1974.  En el año 1978 se formalizó el  acuerdo sobre el programa de envío de voluntarios, mediante notas reversales entre el Ministerio de Relaciones Exteriores del Paraguay y la Embajada del Japón en nuestro país.

En estos 40 años, más de 1.719 voluntarios han venido a la tierra guaraní.

Actualmente hay 70 personas  en este servicio, entre jóvenes, seniors y  voluntarios  de la sociedad japonesa, apoyando en áreas de desarrollo comunitario, salud, educación, deportes, etcétera.

Los voluntarios son personas motivadas por el espíritu de cooperar  y asistir activamente en la esfera internacional, con capacidades técnicas  y experiencias   en áreas específicas,  para responder  a las necesidades locales y así apoyar iniciativas  y programas  de las instituciones u organizaciones solicitantes.

El principal objetivo de esta modalidad   de cooperación  es la asistencia  para el mejoramiento de las condiciones de vida  y el desarrollo del nivel comunitario, además de promover el intercambio de culturas y tradiciones de ambos países.

Gratitud hacia el pueblo japonés

En la oportunidad el intendente Ferreiro aprovechó para manifestar su agradecimiento al Japón.

“Estamos en un lugar que recién cumplió 30 años de vida, nuestro querido Centro Paraguayo Japonés, CPJ, y hemos celebrado, no hace más de 2 años,  los  80 años de la presencia japonesa en Paraguay. Y ahora también comparto  la celebración de los 40 años de la llegada de los voluntarios japoneses al Paraguay”, manifestó.

Destacó que Japón posee una cultura admirable para todos los paraguayos.

“Es un espejo en el que queremos mirarnos permanentemente, por su capacidad de resiliencia, por la lección histórica que conoce el mundo entero, que tuvo su recuperación en momentos difíciles y que es parte de su historia”, resaltó.

Agregó que la nación nipona es el país con  más voluntarios y eso  realmente llena de orgullo a todos los paraguayos.

“Nos da la pauta de lo que significa la república del Paraguay para ellos.  Esa es la actitud que el Japón permanentemente nos demuestra con hechos, no solamente con discursos. Paraguay ha sido testigo de visitas de altezas del imperio de Sol Naciente”, acotó.

Recordó que Paraguay es objeto, habitualmente, de una serie de programas  de cooperación   de este país, entre los que la Municipalidad de Asunción también es incluida.

Destacó el programa que actualmente se está desarrollando con la JICA, que se constituye en un modelo de promoción de participación social de personas con discapacidad.

“Han venido expertos japoneses  a enseñarnos cómo evaluar la accesibilidad en los edificios  públicos y privados de la ciudad.  Una lección que vamos a ir aprendiendo  con mucha perseverancia, algo que ya está estipulado en ordenanzas  y leyes nacionales pero que hay que pasar al terreno de lo práctico”, sostuvo.

En ese marco, se refirió a los primeros egresados que son evaluadores municipales  para la tarea de verificar la accesibilidad, que forman parte de la ejecución de un proyecto.

“Estos serán los encargados de señalar si falta una rampa en tal lugar o verificar si la misma está en condiciones.  Debemos  superar la  situación en los servicios higiénicos de los edificios para que todas las personas, sin exclusión,  puedan  ser usuarios dignos de los mismos”, aseguró.

Acotó que esta es una de las tantas cooperaciones de Japón con Asunción que destaca porque es, quizás, la más reciente y una de las más importantes  de toda la historia.

Asimismo recalcó su agradecimiento al querido pueblo japonés, representado por estos voluntarios, calificándolos como verdaderos compatriotas.

“Los siento compatriotas, los siento tan paraguayos como nosotros.  Me viene a la memoria también la herencia cultural nikei, tan importante no solo en Asunción sino en todo el país.  Finalmente deseo a la JICA  una  creciente participación en el  necesario desarrollo social y económico del Paraguay”, concluyó.