Menu

Municipalidad retira más de 1.700 toneladas de basura de los arroyos de Asunción

Trabajos de limpieza de cauces hídricos prosiguen en los arroyos Ferreira, Mburicao y Moroti, en el marco del contrato existente con la empresa Tecnología del Sur S. A., a través de la Dirección General de Obras de la Municipalidad de Asunción, mediante una inversión municipal de Gs. 2.014.060.000.

A la fecha, ya fueron depositadas cerca de 1.700 toneladas de basura en el Relleno Sanitario de Cateura, retiradas de los arroyos Ferreira, Mburicao y Moroti.

Del arroyo Ferreira se sacaron 900 toneladas de residuos; del arroyo Mburicao, 320 toneladas y del arroyo Morotí 450 toneladas.

Se trata de proyecto de “Recuperación de Cauces Hídricos: Limpieza y Disposición Final de Residuos Sólidos de Arroyos y Cauces de la Ciudad” que lleva adelante la Dirección General de Obras Municipales.

De esta forma, la Administración Municipal del intendente Mario Ferreiro, tiene como objetivo atacar las causas de la contaminación de los arroyos de la capital, a través de trabajos de limpieza con máquinas de gran porte, dando inicio así a un largo proceso de recuperación de los bienes comunes de la naturaleza de nuestra ciudad.

Sobre el tema, la Directora General de Obras de la Comuna, Ingeniera Mirtha Acha, recordó que los trabajos comenzaron en el arroyo Ferreira en diciembre.

“Es un contrato que tenemos para limpieza y disposición final de los residuos que se recolectan de los cauces hídricos.  Empezamos por el arroyo Ferreira en el mes de diciembre.  En ese marco se depositaron en Cateura aproximadamente 900 toneladas.  Luego pasamos al Mburicao, en las zonas en las cuales se pudo acceder con la limpieza mecanizada,  que es a través de una máquina retroexcavadora a oruga, que puede movilizarse dentro del cauce”, mencionó.

Recordó que la jornada de limpieza en el Mburicao, que se lleva adelante con apoyo de la Dirección General de Gestión Ambiental del Municipio y del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES), se inició justamente el pasado 14 de enero, en la desembocadura del mencionado arroyo en el río Paraguay, ubicada en el barrio Tablada Nueva.

“En esa ocasión se colectaron aproximadamente 100 toneladas de basura”, refirió.

Aclaró que en relación a la recuperación del arroyo Mburicao, el contrato con la empresa mencionada incluye el retiro de los residuos sólidos y puntualizó que existen otros factores a tener en cuenta en este proceso, como el vertido de residuos y efluentes industriales y de desagües cloacales al mencionado cauce hídrico.

“O sea, los líquidos nosotros no podemos limpiar, sí retirar los residuos sólidos.  Y en este momento continúa con una limpieza, a través de equipos conformados por 10 personas, que van recogiendo en forma manual los residuos y depositando en un contenedor, el cual es vaciado conforme se va llenando.  Son los lugares en donde no puede acceder la máquina”, señaló.

Explicó que el contrato incluye la limpieza mecanizada de los cauces hídricos, que sería el retiro de grandes volúmenes de sólidos y después, en forma manual, para un mantenimiento.
“Cada frente se autoriza mediante una orden de servicio, con la indicación del tramo a limpiar y un plazo.  Y se le pide con 72 horas de anticipación, aproximadamente, como para que movilice su máquina e instale en el lugar, porque tiene que hacer una rampa para poder bajar e instalarse. Con la máquina se remueven los sólidos, se los acumula en un lugar al cual tienen acceso los camiones que van a ser cargados y llevados a Cateura”, describió.

Indicó que la Municipalidad paga por tonelada depositada en Cateura, por lo que hay un fiscal permanente que está con el personal de la empresa.

Agregó que el contrato prevé también la instalación de contenedores y su posterior vaciado en la etapa de mantenimiento, donde la gente tiene que depositar sus desechos.

“Y también la empresa que sigue limpiando, en forma manual, tiene que ir a depositar ahí y luego, con un camión levantacontenedores, traslada a  Cateura, donde se registra el peso, porque se paga por tonelada depositada”, recalcó.

Mencionó además que los trabajos incluyen la instalación de carteles con mensajes de concienciación, para que la gente que vive en el área circundante no arroje su basura a los cauces hídricos.

“En el arroyo Ferreira ya se instaló y ahora en el Moroti y en el Mburicao también se tiene que instalar un cartel semejante”, aseveró.

Insistió en la importancia de que los habitantes de las inmediaciones de los arroyos mantengan la limpieza realizada.

“La Municipalidad puede limpiar en un primer momento pero tienen que cambiar también los hábitos de los habitantes de las inmediaciones de estos arroyos, de manera a no arrojar sus residuos en los arroyos cuando llueve, porque esa es la única forma de que esto sea sostenible.  De lo contrario, se limpia hoy y mañana va a estar igual que antes y hay que invertir de nuevo en una limpieza.  Pero si el hábito se instala, entonces, no hará falta una inversión grande sino que mantenerlo limpio”, instó.

En ese marco, en el entendimiento de que las ciudades más  limpias son las que menos se ensucian, se hace un llamado a la ciudadanía toda a proteger los invaluables cauces hídricos de la capital y a denunciar a aquellas personas que permanentemente y evadiendo controles, siguen contaminando la ciudad arrojando todo tipo de residuos ilegalmente en distintos lugares.

Es importante recordar que la Ordenanza Nº 408/14, de Gestión Integral de Residuos, “prohíbe el arrojo de todo tipo de residuos en sitios no establecidos y/o habilitados para el vertido o depósito de los mismos” y que arrojar basuras a la calle y en especial a los arroyos, es un delito que debe ser denunciado ante la autoridad competente.